Así se ve el Salón de Le Bourget desde un satélite...

19 de junio de 2013 - El satélite Pléiades –construido y operado por Astrium, la empresa europea líder en tecnología espacial, acaba de captar esta imagen del quincuagésimo Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio (SIAE) de París-Le Bourget.

The International Paris Air Show, as seen by satellite

Salón de Le Bourget 

Pléiades 1A y 1B son los primeros satélites europeos de observación de la Tierra con muy elevada resolución. Están situados a 180º el uno del otro, en la misma órbita cuasi polar y heliosíncrona, a 695 kilómetros de altitud. Estos satélites presentan prestaciones excepcionales en el área civil: productos de captación de imagen por satélite con una resolución de 50 centímetros y un barrido de 20 kilómetros de ancho que, combinado con una notable agilidad (orientación rápida a la zona deseada) hace posible modalidades de adquisición múltiples (estereoscópica, en mosaico, en pasillo, objetivo). Por añadidura ofrecen a sus operadores una gran ventaja operativa: su capacidad, sin rival, de captar 900 imágenes diarias.

 

La constelación de SPOT 6 y SPOT 7 operará en combinación con Pléiades y ofrecerá datos con una resolución de 1,5 metros a lo largo de barridos de captación mucho mayores (60 kilómetros) para la cartografía de áreas muy extensas. Las constelaciones Pléiades (1A y 1B) y SPOT (6 y 7) estarán situadas en puntos equidistantes de la misma órbita en torno a la Tierra, lo que convertirá a Astrium Services en el primer operador del mundo capaz de ofrecer una gama completa de datos de observación de la Tierra con diversas resoluciones (media a muy alta). Lo que significa que cada punto del globo será visible, diariamente, en alta y muy alta resolución.

 

Es precisamente esta capacidad de revisita diaria la que hace de los servicios de geoinformación una pieza fiable del proceso de toma de decisiones estratégicas y económicas, ofreciendo así toda una serie de ventajas a los clientes de Astrium Services: acceso más rápido a las imágenes (las zonas de conflictos bélicos y de crisis están visibles en cuestión de horas, en cualquier lugar del mundo donde se hallen); el suministro de imágenes con una cadencia regular, lo que posibilita, por ejemplo, la monitorización diaria de la actividad en un lugar específico (cómo avanzan los proyectos de ingeniería civil, vigilancia de zonas militares, industriales o mineras, etcétera); y una cantidad doble de imágenes (se captan en la mitad de tiempo y con el doble de posibilidades de adquirir una vista sin nubes, lo que la convierte en la configuración ideal para el cartografiado de extensas superficies).

Así se ve el Salón de Le Bourget desde un satélite...

Páginas relacionadas